En qué consiste el lavado gástrico

El lavado gástrico es una forma de descontaminación gastrointestinal que se utiliza cuando es urgente eliminar sustancias dañinas que se hallan en la cavidad gástrica que pongan en peligro la vida y la salud del paciente.

Es una experiencia incomoda y dolorosa. Pero hay veces en donde es necesario aplicar este proceso pues si no se realiza el paciente puede terminar muriendo.

Este método solo tiene que ser realizado por profesionales bien entrenados. Se necesita tener el material apropiado para realizar el lavado, que a continuación presentaremos:

  • Tubo gástrico.
  • Lubricante hidrosoluble.
  • Jeringa.
  • Fonendoscopio.
  • Solución de lavado.
  • Equipo de aspiración.

¿Cómo se realiza el lavado gástrico?

Para iniciar el lavado, lo usual es que se coloque al paciente de costado para insertar el tubo gástrico por la nariz o por la boca, el tubo tiene que estar adecuadamente lubricado.

Con ayuda del fonendoscopio se logrará saber si el tubo está llegando al estómago. Se puede colocar aire con una jeringa para que la colocación de este sea de forma adecuada y así se facilitara un poco el proceso.

Después que el tubo haya llegado al estómago, se colocara la solución de lavado con una jeringa, para luego succionar todo lo que haya dentro de la cavidad gástrica, este proceso se repetirá varias veces.

La persona a la que se le vaya a realizar como ya se mencionó el lavado deberá estar de costado. El líquido tiene que fluir con facilidad, de lo contrario puede que el tubo este mal colocado, si se piensa que el tubo está mal colocado se deberá sacar con delicadeza, para introducirlo nuevamente. Si la persona tose se deberá sacar de inmediato el tubo pues corre el riesgo de ahogarse.

Después de realizar el lavado, se dará al paciente carbón activado ya que este sirve de mucho para desintoxicar, la cantidad que se proporcione dependerá si se trata de un niño o un adulto.

Ahora que sabes qué es un lavado gástrico, puedes concluir si lo necesitas o no.