Peleas entre hermanos ¿Cómo solucionarlas?

Peleas entre hermanos ¿Cómo solucionarlas?

Parece inevitable que en todas y cada una de las familias siempre se encuentre un roce entre hermanos o peleas que tal vez no representan tanta importancia pero que si no se tratan a tiempo, por varios factores podrían adquirir mayor trascendencia y terminar en una dolorosa ruptura familiar. Se sabe que el resentimiento entre hermanos podría durar toda una vida pero siempre hay algo que hacer para revertir la situación y aquí te podremos presentar alguna de esas opciones.

La rivalidad entre hermanos representa una de las mayores causas de desavenencias en el interior de la familia. También es cierto que los expertos han afirmado en múltiples ocasiones que es de total normalidad que haya un poco de rivalidad entre ellos, pero definitivamente hay comportamientos que no son saludables ni para ellos ni para el hogar. Otro factor importante vendrían siendo los celos que puedan sentir uno hacia otros, quizás si sienten que no son tomados en cuenta por igual.

La actuación de los padres hacía con sus hijos representa un papel importantísimo, ellos deben mostrarse siempre imparcial y por ningún motiva resaltar los logros de algo de sus hijos por encima del resto. El trato por igual a cada uno de sus hijos forjará vínculos saludables y apagara las llamas hostiles.

Responsabilidad personal: si tu hermano se encuentra molesto por algo que tu hiciste y que conscientemente consideras que estuvo mal, tienes que estar dispuesto a dejar un poco el orgullo y tomar tu responsabilidad. Debes pedir perdón, si, aunque se torne muy difícil tienes hacerlo para restaurar la paz, será un gesto bien reconocido por tu hermano. Luego de algún tiempo ya ni sabrás porque se inició la discusión, pero si no ofreces disculpas el enfado permanecerá latente.

Hablar sobre ello: La comunicación es fundamental para poder arreglar cualquier problema, y a la hora de arreglar un enfado de hermanos no es la excepción, hablar siempre es la mejor forma de ponerse de acuerdo, sé que en el momento los dos se encontraran calientes de ánimo y sin ganas de verse uno al otro, pero toma coraje y lleva la iniciativa para expresar con calma y claridad lo que te incomoda y así buscar una solución.

Olvida rápido: guardar rencor siempre resulta más sencillo, pero muy bien sabes que a la larga solo empeorara la situación, considerando la confianza y el gran vínculo que los une, deja pasar el problema por desapercibido y no le des mucha importancia.