Remedios caseros para tratar la gastritis de forma rápida

La gastritis inflama el revestimiento de la membrana mucosa del estómago, la mejor manera de combatir estos síntomas son los remedios caseros para tratar la gastritis de forma rápida, por ser un órgano tan delicado el que está afectado. En este artículo, te informaremos de los remedios caseros más efectivos para aliviar este dolor.

Remedios caseros para tratar la gastritis de forma rápida

Tratamientos caseros para aliviar la gastritis  

A continuación, te presentamos sencillas recetas caseras que han sido cuidadosamente escogidas para sanar tu estomago de la manera más natural:

Jugo o zumo de papa cruda 

La papa cruda tiene un efecto antinflamatorio, así que sanará la inflamación de tu estómago.

Indicaciones para la preparación del jugo de papa:

  • Lavar muy bien las papas y elimina cualquier punto negro.
  • Licuar las papas con un poco de agua, colar.
  • Tomar media taza de jugo papa 3 veces al día antes de las comidas. La primera toma del día debe ser en ayunas.

Gelatina sin sabor 

La gelatina fría, alivia el dolor, baja la inflamación de tu estómago y elimina la acidez producida por la gastritis. Tomalá 3 veces al día, inicia la primera toma del día en ayunas, las otras dos antes del almuerzo y cena.

3 Batidos de frutas 

Estos 3 jugos recubrirán las paredes de tu estomago aliviando los síntomas rápidamente.

  1. Batido de papaya con banana y una taza de leche.
  2. Batido de hoja de chaya, cebolla blanca y sábila.
  3. Agua de coco, se recomienda tomarla durante todo el día.

Agua de perejil

Este remedio es muy recomendado para los dolores estomacales, y su preparación es muy sencilla. Toma varias ramitas de perejil con 1 vaso de agua licúalo. Tómalo varias veces al día y notarás mejoría rápidamente.

Estos remedios caseros para tratar la gastritis de forma rápida, se basaron en alimentos procesados de manera natural que sanaran tu estómago inflamado. Recuerda llevar una dieta blanda mientras tengas el estómago inflamado. Y no consumas productos químicos o picantes que puedan alterar el dolor.