Saltar al contenido
Descubrelos

Conoce las causas y síntomas del pie de atleta y trátalo desde casa

Conoce las causas y síntomas del pie de atleta y trátalo desde casa

El pie de atleta es un malestar muy común que se propaga en vestuarios, gimnasios y piscinas por igual. Tiende a ser muy contagioso e incómodo de padecer; llegando a empeorar con el paso del tiempo si no se trata correctamente. No obstante, para hacerlo, primero hay que saber cómo se obtiene el pie de atleta y cuáles son sus síntomas.

Causas del pie de atleta

El pie de atleta es una enfermedad propiamente dicha, causada principalmente por los hongos que se encuentran en los pies. Más concretamente hablando, este hongo se encuentra en los dedos del pie, proliferando en esta zona precisamente por ser un ambiente húmedo y cálido por sí mismo.

Aunque lo anterior dicho sea cierto, ello no indica que el hongo sólo pueda atacar la zona de los pies. También puede padecerse en las manos, talones y en los dedos por igual; llegando a propagarse desde aquí hasta cualquier zona del cuerpo, incluido el cuero cabelludo.

Gracias a que el pie de atleta suele ser padecido por deportistas, la misma enfermedad obtiene este nombre tan particular. Se contagia con el contacto directo con el hongo, el cual se puede propiciar, también, en lugares de convivencia común como piscinas, duchas y demás.

también te puede interesar  Los increíbles beneficios del limón para tu salud

Síntomas del pie de ateta

  • Piel totalmente seca en la zona más afectada y descamación de la misma.
  • Picor y ardor por igual.
  • Inflamación de la piel.
  • Ampollas que pueden reventar y proliferar por el roce de la zona a afectada con ropa o calzado según sea el caso.

Es altamente diferenciable el pie de atleta, pudiendo ser reconocido fácilmente si padeces los síntomas anteriormente enlistados. Para tratarlo, tan solo tendrás que mantener la higiene en tus pies y aplicar algunos remedios caseros que incluyan ajo, aceite de oliva y pequeñas dosis de vinagre.

Queda de tu parte ahora tratar el pie de atleta y evitar que padezcas este mal tan común como insoportable.