Enfermedad de moyamoya

La enfermedad  de moyamoya es una condición rara de las arterias carótidas. Esta enfermedad no es muy frecuente pero sí que es grave. Por lo que debes saber que comprende en su totalidad.

Este es un trastorno que afecta las arterias internas en su trayecto al cráneo, estrechándolas lo que va impidiendo degenerativamente el flujo sanguíneo al cerebro.

Pero el cuerpo humano tiene prioridades con el cerebro y se encargará de que la sangre llegue al mismo, por lo que este formara una red de pequeños vasos sanguíneos para que pueda llegar sangre al cerebro.

La red de vasos sube desde el corazón con la función de hacer una vía anexada para la subida de sangre al cerebro.

Distribución de la enfermedad de moyamoya

Los síntomas de esta enfermedad se hacen presentes tanto en niños como en adultos de mediana edad que la tengan. Los más afectados son los niños de entre 5 y 10 años de edad y en adultos de entre 30 y 50 años.

también te puede interesar  Qué es la conjuntivitis y cuál es su causa

Aunque esta enfermedad puede afectar a quien sea en cualquier parte del mundo, está más presente en la parte sudeste asiática. En los países de Japón, Corea y China están la mayoría de los casos de esta enfermedad.

Aunque actualmente no se conocen las causas de esta enfermedad hay una sospecha de que es de un origen genético, la obstrucción de las arterias carótidas es hereditaria.

Síntomas

Este tipo de obstrucción arterial causa una serie de síntomas que afectan a la persona. Los vasos sanguíneos que se forman por la obstrucción son más débiles y se pueden romper causando hemorragias con algún esfuerzo que haga la persona.

En los niños puede causar convulsiones repetitivas, en adultos puede causar isquemias transitorias ocasionando parálisis o hemiparesias.

También causa malestares como dolores de cabeza y movimientos involuntarios, a la vez pueden ocurrir alteraciones en la visión y dificultades en el habla. En los niños más pequeños causa un desencadenante llanto.

Diagnóstico y tratamiento

Existe una sola manera de diagnosticar esta enfermedad y es mediante imágenes cerebrales como la angiografía.

también te puede interesar  Consecuencias del sedentarismo en nuestro organismo

Esta enfermedad se puede tratar de forma farmacológica, disminuyendo los riesgos de  accidentes cerebrovasculares.

Mediante el tratamiento quirúrgico se pueden intervenir a los pacientes que ya han sufrido eventos cerebrovasculares, pues están más propensos a que se repita.

Por eso ahora que lo sabes, acude a un especialista para chequear tu cerebro.