Una esposa enojada le escribe la mejor carta a la amante del esposo. Esto es oro.

Después de un buen momento de infidelidad una esposa enojada decide tomar acciones por sus propias manos y escribe una carta.

Carta de una esposa enojada.

 

Querida Jennifer muchas gracias por volverme una esposa enojada.

De verdad agradezco que hayas dejado las marcas de la mordida en el pecho de mi esposo.

No sabes el favor que me has hecho y es por esta razón te digo que es tuyo.

Solo debes tener presente lo siguiente:

  1. ¡Olvídate de su dinero! Como sabrás él es padre de dos niños a quienes debe mantener y darles una vida prospera; por ello mucho de sus ingresos se verán destinados a ellos. Además, me tendrá que ayudar a mí también, pues mientras él estaba contigo, yo era quien se hacía cargo de los niños, es por ello que no he trabajado por más de 11 años.
  2. Quizás debas vestirlo. Después de notar los mordiscos en su pecho, mágicamente su ropa desapareció quedando únicamente el calzón que traía antes de bañarse. Para ti esto es mejor, pues tendrás un nuevo juguete al cual vestir a tu gusto.
  3. Es necesario que lo dejes libres dos fines de semana al mes, pero no es necesario que te vean con él, no querrás que piensen que eres una cualquiera que trata de suplantarme. La finalidad de ello es exclusivamente que comparta con sus hijos.
  4. Quizás pienses que tienen el mejor sexo del mundo pero no es así. Hace un par de años sufrió una lesión y desde entonces su movilidad es reducida. Ten presente esto cuando él te rechace por no tener fuerzas para continuar complaciéndote.
  5. Es todo tuyo. NO lo quiero de vuelta. NO me pertenece ya que el decidió ser tuyo al momento de tocarte. Aunque él me dice que todo es culpa tuya y que está muy enojado contigo, realmente considero que será momentáneo. De todos modos, no te impacientes si durante unos días no te habla; es un proceso natural porque está muy ENOJADO CON LA PERRA QUE LO SEDUJO Y OBLIGO A TENER SEXO.
  6. Mi último consejo es para advertirte que estaré molestándolo e irritándolo todo el tiempo, esto con la finalidad de que sufra un poco así como está haciendo sufrir a mis hijos.

En fin, gracias por leerla y dejarla ahí para todos pues como he de suponer, no te valoras como mujer y si soy una esposa enojada que posiblemente termine siendo la mejor enemiga que encontrarás en esta vida.